Volver a los detalles del artĂ­culo El retorno del monstruo: potencia subversiva