Volver a los detalles del artĂ­culo Ko Murobushi, alteridad, cuerpo y ascetismo